Published On: Mie, Ene 16th, 2019

Amarillos, idea original que hoy necesita su copia (+Audio)

Foto tomada de Radio Sagua.

La originalidad  es una característica propia de los cubanos. Ella está presente en cada una de las  acciones de la convivencia  diaria.

Tiempos buenos y malos, distinguen siempre la manera de hablar o caracterizar las cosas. Recuerdo momentos difíciles de verdad del pleno período especial, cuando el transporte tocó casi el fondo  de lo posible  y había que ingeniárselas para viajar de un pueblo a otro en cualquier parte de la geografía nacional.

Hubo entonces que inventar un cuerpo de inspectores del transporte, cuya misión sería  aprovechar los espacios vacíos de los vehículos estatales transitando por nuestras carreteras, detenerlos y  embarcar a los pasajeros,  cuya única alternativa  era acudir al amparo de los  conocidos “Amarillos”.

Y que bueno era contar con esa seguridad de una alternativa  ideada en función de resolver los acuciantes problemas de transportación  de los estudiantes, trabajadores o enfermos que requerían llegar a  los hospitales.

El pueblo originalmente los distingue todavía como “Amarillos”, solo que hay mucha diferencia  de aquellos  y los que  hoy hacen malabares en los puntos de embarque para detener a los vehículos.

Valga, me dijo uno de ellos hace solo unos días, los aportes a nuestro plan  de recaudación que hacen los transportistas privados, o sea los choferes de camiones particulares.

“De lo contrario no se que  sería de los incumplimientos permanentes, porque no tenemos ayuda ni respaldo de las autoridades”.

La realidad es que muy pocos son los carros estatales que detienen la marcha y contribuyen   con las transportación de las personas, esas  de a pié que no pueden  dar cinco ni diez pesos todos los días, para ir a estudiar o al centro de trabajo.

De manera sistemática las autoridades en cada uno de los territorios y la provincia, realizaban encuentros con el cuerpo de inspectores del transporte, quienes  entregaban el listado de vehículos incumplidores de sus deberes. De ahí derivaba un plan de medidas  disciplinarias que no pocos choferes tuvieron que cumplir  en las diferentes entidades administrativas.

Con el debido control por parte de los inspectores, el seguimiento y la toma de medias  oportunas, los puntos de amarillos respondían a una necesidad del país, cuya alternativa resolvió en gran escala  un problema tan sensible como es  el transporte público.

¿Es qué a caso como decimos en buen cubano  a este asunto le sacaron el pié?

Aunque la realidad  de aquellos años tan difíciles de período especial  cambió, el país no ha podido resolver todos los problemas  del transporte  a partir de limitaciones económicas  por todos conocidas.

Pero ¿Qué cuesta volver a la carga con el control, la exigencia y el seguimiento a este asunto  de beneficio popular?

No hablamos de nada material,  solo de levantar el interés  de quienes debieran  pensar  en esos obreros que  a pesar de sus bajos salarios, batallan cada día por hacer avanzar la economía, de esos estudiantes, hijos de obreros que deben transportarse hacia las escuelas o de esos enfermos que ante la ausenta de ómnibus o ambulancias acuden a esta alternativa para poder llegar a su destino.

La creación de los puntos de embarque con sus respectivos inspectores, o como le decimos: los  “Amarillos”  resultó una iniciativa  de beneficios  económicos y sociales.

Revivirlo resultaría una posibilidad más  que no cuesta nada solo  tener voluntad para ello, por lo demás sobra la originalidad  del cubano para hacerlo.

 

abc

Sobre el Autor

- Periodista con más de 20 años en ejercicio. Fue corresponsal del periódico Vanguardia de Villa Clara, la emisora CMHW, Radio Rebelde y Radio Habana Cuba. Laboró como locutor de Radio Ciudad del Mar durante 8 años y labora como periodista de Radio Cruces desde el 2004. Ha obtenido varios premios y menciones en festivales de la Radio en Cienfuegos.

Deja un comentario

XHTML: Puede utilizar estas etiquetas html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>