Published On: Lun, Sep 17th, 2018

La indisciplina social puede ser combatida

No hay mal que dure cien años… dice el viejo proverbio. Y ojalá no sea tan tarde cuando logremos erradicar los asiduos actos de indisciplinas sociales que proliferan en todas partes, sin distinción de lugar, sector laboral, estudiantil, ni grupo etareo de la sociedad. Foto del autor.

Y es que en realidad necesitamos acabar con este azote cuya fuerza hoy lacera los principios de nuestra sociedad socialista y deja mucho que pensar sobre la educación familiar y escolar.
Muchas son las manifestaciones de conductas inadecuadas que a diario se manifiestan y yo las marcaría en ascenso si de graficar se tratara, la problemática en todas las esferas de la vida.

Que puede justificar el vertimiento de basura en una esquina de la cuadra, escandalizar en medio de una cola, rayar nuestros monumentos o romper los bancos de un parque, cuya utilidad es de bien colectivo.
Y así podría usted también ayudarme a poner miles de ejemplos que demuestran cuan irresponsables son los comportamientos de algunos de nuestros vecinos, compañeros de trabajo o estudio, por citar algunos.

Pero en realidad a veces somos también cómplices de estas aptitudes cuando callamos, no requerimos o denunciamos a quienes con esas formas de actuar denotan vivir de espaldas a las buenas conductas y modales que deben caracterizar a una sociedad como la nuestra, que pone siempre delante la educación y los valores del hombre.
Aunque es una realidad que falta enfrentamiento de las instituciones competentes a estos actos de indisciplina creo que lo más importante está en el accionar de la familia, pero especialmente en el ejemplo a los niños y jóvenes, esos que con sus actos reproducen los valores formados en la casa y la propia escuela.

Todavía existen quienes dicen no coger lucha porque ese es un asunto sin solución. Creo que en realidad revertir la situación actual no está determinado solo por el actuar de las instituciones educativas o las campañas de comunicación, ello dependerá del actuar consciente de todos.

Ser disciplinados significa respetar las normas de conducta en cualquier lugar donde se encuentre, significa pensar que solo con disciplina se pueden lograr grandes metas por el bien colectivo. Lo contrario sería retroceder en la esperanza de los cubanos por un futuro mejor para todos. Ojalá y el mal sea borrado, pero ello reclama todavía de mucha conciencia.

abc

Sobre el Autor

- Periodista con más de 20 años en ejercicio. Fue corresponsal del periódico Vanguardia de Villa Clara, la emisora CMHW, Radio Rebelde y Radio Habana Cuba. Laboró como locutor de Radio Ciudad del Mar durante 8 años y labora como periodista de Radio Cruces desde el 2004. Ha obtenido varios premios y menciones en festivales de la Radio en Cienfuegos.

Deja un comentario

XHTML: Puede utilizar estas etiquetas html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>